León abatido y vencido

El Bóer venció y por barrida al León en cuatro juegos, bajo la dirección del manager leonés Noel Areas. Muchos han dictaminado que la culpabilidad es del manager Oramas, sin embargo, creo que la culpabilidad es de los que no retuvieron a Areas para que comandara a la tropa melenuda.

Faltó mucho en el equipo, pero sobre todo a los jugadores les faltó el factor motivación. Y esa motivación comienza desde la madriguera, donde se les dirige con las señas correctas, donde se les provee del nivel de confianza adecuado, donde se les insta a funcionar en el momento clave.

La cantidad de jugadores dejados sobre las bases fue impresionante. El bateo oportuno no despertó y, salvo Roa, el resto de la tropa no logró carburar. Cardoze, Rivas, Sandor Guido y Esteban Ramírez fueron la sombra de lo que lograron en el campeonato.

Finalmente un equipo que estaba destinado a realizar un mejor papel fue vencido y de manera categórica por un Bóer que fue superior en lo que menos se esperaba: la garra.